[:es]Maestro Delfino García 3a. parte. [:en]M[:]

Pubicado enEnviar un comentario

[:es]A la edad de 14 años inicio con sus primeros pasos en el arte de la joyería, el primer taller en donde comencé a practicar, estaba en las ultimas calles de Aldama, en ese lugar solo estuve unos meses, debido a que mis hermanos trabajaban ahí, tomé confianza y me integre, siempre se empieza con actividades de limpieza y de ayudante general, todo lo demás lo aprendí observando a los maestros; en esta etapa como ayudante de joyería la combinaba con la horticultura, unas veces regando en el campo otras trabajando en el taller, des pues de un tiempo ya en el segundo taller practique y desarrolle mayores habilidades, recuerdo que estaba en la calle de Mártires de Tacubaya, al igual que en el primer taller ingresé por seguir a mis hermanos; hasta que mi hermano Pedro Marcos García, puso su taller, “el me enseño este arte, el arte de la orfebrería” con los años, a base de un profundo amor y dedicación por mi oficio, fui perfeccionando y especializándome en la rama de la filigrana oaxaqueña; así como es costumbre en un taller artesanal, para tener derecho al conocimiento, es necesario ganarlo con el sudor de la frente, Don Delfino siendo un adolescente, se sobrepuso a una extrema disciplina, regaños, maltratos y otros tantos retos que formaban la estirpe de un Gran Maestro, durante 11 años se fue ganando el respeto de su hermano y de sus compañeros del taller, con muestras de talento y técnica en cada una de las piezas que le encargaban, hasta que llego el momento.

TRAYECTORIA

IDENTIDAD CULTURAL, DISEÑO Y FILOSOFIA

“A los 25 años, cuando me consideré ya un maestro orfebre, sentí la necesidad de independizarme del taller de mi hermano y funde el propio, en ese momento fue el comienzo de una gran travesía profesional en la que me propuse ser el mejor; hoy a 42 años de trayectoria puedo estar satisfecho de que lo logré en su momento, porque he de reconocer que durante esa travesía, tuve la fortuna de formar a otros, en esta maravillosa y gratificante disciplina artesanal, mismos a quienes compartí los secretos del espíritu y de cómo materializarlos dándoles forma, resultando una pieza que será de una persona, que está hecha especialmente para ella, ¿Para quién? No lo sé, pero es para ella. Así pensamos los maestros del arte de la plata y el fuego, así ahora piensas esos los que fueron mis alumnos, así pensaran los que hoy lo son; por estas y tantas otras cosas me congratulo en saber que con su dedicación y talento han superado al maestro y el espíritu oaxaqueño seguirá hablando a través de la orfebrería, a través de las manos del artesano de esta mi tierra Oaxaca”.

A más de cuatro décadas de ser aquel muchacho que “se comía la lumbre a puños”, ya los recuerdos no son tan claros, el cuerpo ya no responde como antes, sin embargo como testigo de sus logros queda un buen número de reconocimientos que dan fe del profesionalismo y constante participación en concursos de nivel  estatal y nacional, desde eventos donde solo se gano la valiosa experiencia, pasando por menciones honorificas, hasta llegar al primer lugar a nivel nacional, can la obra titulada “El Ajuar De Novia” en diciembre del año 1999, a partir de ahí vinieron mas premios pero sobretodo satisfacciones como el primer lugar estatal con un medallón de plata en abril del año 2000, primer lugar estatal con un juego de collar y pulsera de filigrana en mayo 2002, mencionar también las diferentes oportunidad de lograr piezas especiales como azucenas de plata, escapularios para las imágenes de las iglesias, inclusive, una de las más grandes satisfacciones, la Corona de plata para la Virgen de la Soledad en san Bartolo Coyotepec, allá por el mes de abril 2004, de igual manera otro reto de gran importancia para el señor Delfino fue cuando lo contrataron para hacer un regalo especial, motivo de la celebración de matrimonio de la periodista ibérica Letizia con el Príncipe Felipe de España, en mayo 2004, el encargado de hacer el pedido fue el corresponsal de España en México y Centro América de la televisión española Joan Marcel; el proceso para elaborar esta pieza fue tomando de referencia el collar que había hecho con anterioridad a la Lic. Olga (quien era clienta suya de tiempo atrás) quien hizo la recomendación para este peculiar y significante trabajo, el dibujo inicial del collar tenia hojas, perlas, filigrana, pero para la próxima reina tenía que considerarse otras cosa, al ver que el diseño original era con perlas estas se suprimieron porque en la cultura española existe la creencia que las perlas son lagrimas, mismas que simbolizan sufrimiento, de igual manera el diseño original tenía tres hojas y esto era ave de mala agüero (un tipo de maldición) por tanto se suprimió una de las hojas; en fin después de algunas modificaciones y con estas excepciones surgió un diseño nuevo que estuvo sujeto de probación y después de una etapa de valoración, afortunadamente gusto, hoy podemos decir que una de las joyas en la colección de la princesa de Asturias, fue elaborada en nuestro bello Oaxaca por nuestro gran amigo el maestro Delfino García Esperanza.[:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *